Reto Cariaco 2009

DÍA 1 Domingo 21 Junio 2009

tabladia1

Decidimos hacer la salida desde la Playa del Hotel en San Luis, la playa acá se extiende por kilómetros de arena blanca. Es un amanecer bonito con brisa ligera del este. Costeamos hacia la

Marina del Cumanagoto y nos vamos enfilando hacia Punta Arenas. Inicialmente colocamos una corrección de 10˚ para compensar por deriva y abatimiento, ya que comienza a levantar el viento y prevemos una posible marea por el vaciado del Golfo que termina como a las 08:30 hrs. hoy, estas correcciones son casi innecesarias y terminamos navegando directo a Punta Arenas, nuestro primer destino de la costa norte del Golfo, esta bonita playa sería la única playa de arena que veríamos en toda la travesía, tiene un par de posadas y algunas buenas casas de playa. La travesía tiene un buen augurio desde el comienzo en la forma de una escuela de delfines que sale a darnos la bienvenida.

Comenzamos a costear sin ningún afán en recortar distancia sino mas bien con el firme propósito de ir conociendo cada palmo de la costa, así llegamos a Manicuare, el poblado mas importante en el sector oeste de esta costa, con un terminal de transporte pasajeros por lanchas (Tapaditos) que van y vienen a Cumaná, y mucha actividad. Este poblado, como todos las que veríamos a lo largo de la costa norte y sur hasta Cumaná, está a orillas del mar, pero me refiero montado en la orilla. Hicimos una parada en el museo, a orilla del mar, del poeta Cruz Salmerón, célebre entre otros poemas por su ¨Azul¨. Nos atiende un guía excelente, conocedor y amante de su región. Hablando de conservación, nos narra un hecho que nos alarma, nos dice que algunos pescadores han agarrado el hábito de matar a los delfines únicamente para quitarles el lomo y comérselo. Nos entristece que estos cómplices de la mar sean vejados de esta manera.

La falta de playas de arena se compensa con creces en las aguas limpias y de colores intensos del Golfo. Toda la parte primera hasta Villa Medregal es de aguas claras que pasan por todas las tonalidades de azul. La cordillera que cae a la costa a todo lo largo de este trayecto es árida, suave, y le hace un marco perfecto a este mar. En esta cordillera que termina en el mar se abren ensenadas, grandes y pequeñas d onde se asientan los poblados.

De Manicuare ya comienza a levantar el viento, mantenemos proa al viento y logramos avanzar a unos 5 km/hr. mantenidos. Yo voy cargado con todos mis equipos de a bordo y electrónica, GPS, cámaras, bolsas estancas, porta mapas, etc., aunque la navegación no lo justifica estoy probando como funciona todo y afinando su uso para las próximas travesías. También voy probando pala nueva y feliz con ella.

Vamos pasando por Tacarigua, Merito, algún rancho en cualquier ensenadita, pasamos las ensenadas del Rincón y Puerto Real, paramos un rato en Punta Salazar, quizás este último el

poblado más agradable, enfilamos a Laguna Chica, veo lo que parece una tortuga enorme en el agua, la aproximamos en silencio para deleitarnos con su presencia, pero horror, para nuestra enorme consternación e indignación, nos damos cuenta que es un Delfín muerto, intacto salvo por la ausencia de la aleta superior y el lomo desde los ojos a la cola. Uno trata de entender cómo se puede matar a un animal como este, con esa mirada tan humana y siente vergüenza

Laguna Chica es un buen fondeadero para barcos de calado, varias bahías de buen tamaño. Hay un poblado pequeño, último punto de acceso por carretera hacia el este. Encontramos el punto ideal, un techo para guindar a orilla de mar, donde es fácil portear los kayaks, un chorro de agua dulce, unas señoras simpáticas que están dispuestas a hacernos cena, no exactamente el pescadito frito fresco que veníamos deseando, porque no hay, pero nos arreglan un suculento plato a base de pollo. Nos sorprende que para ser Domingo no vemos movimiento con características de ser turístico.

Aquí veo con preocupación un drama , que así como el de la basura, está azotando nuestras costas y nuestra salud por todo el litoral ante nuestra complacencia. Es el tema del manejo de las aguas servidas. Me sorprende ver como en toda la costa circulan aguas negras desde desagües en casas, negocios o alcantarillas, que por supuesto se estancas en calles o corren hacia el punto más bajo hasta verterse en las orillas de mar. La gente pasa sobre estas para transitar por las calles, se baña en el mar al lado de estos desagües, a nadie parece preocuparle y lo hemos aceptado como común. Sobre la basura, debo decir que las costas no están llenas de desechos, como hemos visto en otras zonas.

Volver…