Reto Colombia 2009

Día 32, Viernes 06 Noviembre 2009

DIA 32,  Viernes 06 Noviembre  2.009

Salida: MULATOS 06:35

Llegada: ARBOLETES

N8 38 54.7 W76 43 18.0

N8 51 20.2 W76 25 34.2

En movimiento: 06:24

Cuenta Km. trayecto

Velocidad máxima: 13,8 km/hr.

Tiempo total: 06:27

41,9 kms.

Media en movimiento: 6,4 km /hr.

Acumulado tiempo total: 155:48

Acumulado: 909,7 kms.

Llegamos de noche al punto de salida, ya en posición me la tomo con más calma, la noche no deja ver lo que el día trae y los pescadores de Mulatos no han salido todavía por el tiempo, va amaneciendo, la verdad está un poco feo todavía, la noche descargo y hubo mucha tormenta eléctrica, tiene pinta de mejorar, pero todavía la visual no permite definirlo con certeza, en fin el  del viento esta del sur y yo pretendo aprovecharlo para mi navegación rumbo NE.

La costa es sana y sé que me puedo arrimar a ella a capear una tormenta.

No veo tampoco el Barco de la Armada que estuvo fondeado mar adentro los últimos dos días, la tormenta tropical IDA tiene todo feo e imagino que el, a pesar de sus dimensiones, también prefiere un puerto seguro.

Desayuno mientras amanece y charlo con los pescadores, estamos todos esperando la luz del día para saber que sorpresas trae este. Las vacas, plácidamente echadas en la arena a orilla de playa, parecen estar disfrutando de la mañana.

Hay muchos pescadores en esta zona especialmente buena para la pesca, más de lo que he visto en toda la costa, en ella veo por primera vez delfines en dos ocasiones, y los pescadores nos enseñaron ayer un sábalo de más de un metro y medio de largo de largo.

Salgo al ritmo lento de la mañana y de la onda suave de ola, es mi último día de la travesía y me parece increíble estar ya terminando, pienso y supongo, que no estoy aburrido ni cansado mentalmente porque no dejo de pensar en continuar a Panamá el año que viene.

Paso Zapata, esta como tierra adentro y no veo nada, la costa no es como para estar cerca, la mayor parte de esta hasta Arboletes es un acantilado de tierra arcillosa que se nota se ha ido erosionando con el mar que la golpea, evidencia de esto son los arboles y palmas de raíz en la orilla que han caído del borde superior del acantilado; Veo algunas casas fabulosas en la costa, pero sin playas, con vistas espectaculares y alguna escalinata para bajar al agua.

Veo unos rompientes grandes y muy parejos en Punta Sabanilla, como para buen surf, parte a la derecha perfecto, paso por Damaquiel, no lo veo tierra adentro pero el GPS me ayuda a ubicarlo, paso por una zona de playas en Los Uveros, algunas infraestructuras sencillas, no veo un alma salvo 2 peñeros saliendo de San Juan de Urabá, el cual esta tierra adentro también, detrás de la costa otra vez de riscos, huelo un olor familiar de nuevo, bosta de ganado, definitivamente debe haber más utilidad en la ganadería que en la pesca, para que estas comunidades a orilla de playa se dediquen a la ganadería, de repente lo pienso y me doy cuenta que mi tradicional dieta de pescadito frito en las expediciones, has sido en esta última mitad mucho mas carnívora, además de muy buena calidad, extraño, el plato paisa es en esta costa el plato común, precedido de una sopa de costilla.

Otra curiosidad gastronómica es que luego de criticar la idea, nos aventuramos a probar los jugos con leche en vez de agua y nos enganchamos por lo delicioso.

Veo en la distancia Punta Arboletes, hay  unas casas fabulosas en estos 10 kms antes de la playa, se que justo antes de la punta está el punto final de esta travesía que se me acaba, como siempre me impresiona como después de cierto tiempo le agarro mínimo al ritmo de la expedición y parece ser más difícil dejar de palear al final de una travesía que comenzar a hacerlo al comienzo, definitivamente esto me apasiona, será difícil de entender pero para mí, se funden en una sola actividad muchas cosas que me dan un  gusto enorme, desde la parte de la planificación, pasando por el placer de la navegación en sí, el contacto con los elementos, los cálculos de las rutas, la exigencia física y mental, esa extraña comunión de horas con la inmensidad de las manifestaciones de la naturaleza, los lugares que conozco, el contacto con la gente, la continua repetición del cuento en los lugares que pasamos, las exclamaciones de asombro de la gente, la adrenalina después de una tormenta o un mar furioso, el sabroso placer del éxito al final, las sabrosas horas de planificación de nuevas expediciones, todo se fusiona para mí en el Kayak de travesía de mar de una forma única.

Entro en la playa de Arboletes sobre una ola gentil que parece darme una mano de bienvenida, hay poca gente pero salen, se meten en el agua, levantan mi bote y lo pasean en hombros, tenemos un pequeño comité de recepción con TV Antioquia y una radio local, nos han conseguido Banderas, una de Colombia, la hermana república y otra de Venezuela, es bonito enarbolarlas ambas, saco mi bandera de Panamá, con un claro convencimiento de que para allá voy, esta travesía termina acá, yo no se cuando pararé, pero por los vientos que soplan todavía tengo fuerza física y mental para unos cuantos miles de kilómetros más, llegar a Panamá abre las puertas al Pacífico, queda el Caribe completo, quien sabe, lo cierto es que siento en mi sangre que esto todavía es solo un comienzo, el tiempo lo dirá…

reto_colombia-dia29