Reto Colombia 2009

Dia 18, Viernes 23 de Octubre 2009

DIA 18,  Viernes 23 de Octubre  2.009

Salida: PTA.CORRALITOS0 6:09

Llegada: CARTAGENA 11:09

N10 37 19.4 W75 27 10.9

N10 24 11.9 W75 33 27.2

En movimiento: 04:53

Cuenta Km. trayecto

Velocidad máxima: 12,0 km/hr.

Tiempo total: 05:00

29,1  kms.

Media en movimiento: 5,9 km /hr.

Acumulado tiempo total: 95:05

Acumulado: 528,6 kms.

 

Salgo temprano hoy a pesar de estar muy cerca, había reporte de viento del sur hoy y quiero navegar todo lo que pueda antes de que estos comiencen a hacerme a vida miserable. Pero lo cierto es que salgo y llego a Cartagena en una calma chicha total, con un ligero viento del W, que no es siquiera suficiente para refrescarme un poco en estas horas que vienen que se hacen de calor intenso.

La camisa de navegación, recién entregada de la lavada que nos hicieron en Barranquilla y que sentí tiesa al ponerme, empieza a hacer de los suyo, me paso antes en el Reto a la Costa, una mala enjuagada u detergente al que le tengo alergia empieza a molestarme la piquiña y aunque me mojo profusamente llego al hotel irritado y con unas llagas pequeñas a pesar de lo corto de la navegación, con esta aprendo de nuevo, mis camisas las lavaré yo. Tengo días para calmar la piel pero esto podía ponerse incómodamente feo con horas/días de navegación.

Cruzo Bahía de Gato directo a  Pta. Canoas, paso lo que parece ser una Camaronera, por el lado de atrás pescadores en cayuco a canalete tirando red, en general me ha sorprendido la modesta flota de pesca artesanal de este litoral norte Colombiano, hay pocas embarcaciones a motor y estos son de caballajes pequeños, la mitad o más de las embarcaciones son cayucos a canalete, muchos de ellos con una jarcia para ponerle una vela, por lo general de cualquier material remendado u de plástico de ferretería, el aspecto de las comunidades pesqueras y los pescadores es muy humilde dando la impresión de una actividad no muy rentable para ellos.

A distancia se ven grandes desarrollos en la bahía de La Boquillla, pero paso lejos por todo el sucio que ví ayer por tierra al pasar este contraste álgido entre opulencia y miseria.

De repente de me acaba el Gatorade del cual no había tomado casi nada, pero entonces recuerdo haber sentido el olor a Gatorade antes, se ha fugado por la junta del tubo a la vejiga, pero Dios sabe lo que hace, perder esos dos litros ayer me hubieran puesto las cosas muy feas en mitad de esa costa desolada con temperaturas de infierno que navegue durante 10 horas y en los cuales consumí los 6 litros de líquido que llevaba.
En la distancia empieza a dibujarse el perfil de la Cartagena moderna, con su costa llena de edificios nuevos, es imponente, el eventual contraste más de cerca entre la ciudad vieja, bellamente enclaustrada entre las murallas antiguas con este perfil es testimonio de una ciudad que se ha adaptado bien a los cambios del tiempo para seguir siendo un importante centro de atractivo ayer y hoy.

Las vistas de la ciudad amurallada son imponentes, es grande, hay ocho iglesias adentro en un sinfín de edificios antiguos, teatros, comercio, comienzo a navegarla por un extremo y me voy siguiendo el perfil de la costa, borrando selectivamente postes de luz, ruidos de ciudad, vehículos que transitan entre la pared y la línea de la costa, etc., eliminando cualquier vestigio de modernidad y tratando de imaginarla hace 200 años. Muero por caminarla por dentro y sentir su historia. La expedición se parara por tres días mientras digerimos toda esta magia, no reorganizamos un poco, nos damos un descanso del régimen medio forzado en que manejo las cosas. A Germán le empieza a pegar el tiempo y el ritmo, ha sido un compañero sin equanom, que ha trabajado sin cesar, pero se que la presión es grande.

Toco tierra en la zona de las playas frente al Hotel Almirante, mucha gente se acerca, pregunta, escucha con incredulidad sobre el origen de la travesía, ya por esta zona hablar del Cabo de La Vela en la alta Guajira es mas lejos y remoto de lo que saben de su país. Respondo la ronda habitual de preguntas. Aprovecho la oferta de un masaje en la playa sin pensarlo, y lo disfruto sobremanera, mi espalda y cuerpo esta tenso y es una buena manera de comenzar este descanso; Terminan cortándome las uñas y dándome un coctel de bienvenida, accedo a todo como un bienvenido consentimiento después de 530 kilómetros encima.

Tengo días contando los días, hoy contando las horas, llega Silvia hoy, estoy emocionado de verla, pero esa es otra historia…

reto_colombia-dia16