Reto Colombia 2009

Dia 15, Martes 20 de Octubre 2009

DIA 15,  Martes 20 de Octubre  2.009

Salida:  PUNTO RECOGIDA 05:52

Llegada: BARRANQUILLA (Las Flores)14:30

N10 59 40.1 W74 32 47.9

N11 02 46.8 W74 49 46.0

En movimiento: 07:29

Cuenta Km. trayecto

Velocidad máxima: 12,8 km/hr.

Tiempo total: 08:45

45,8  kms.

Media en movimiento: 6,1 km /hr.

Acumulado tiempo total: 70:57

Acumulado: kms. 407,5

Debo comenzar diciendo que este es quizás el día más exigente de mi vida de piragüista, no obstante probablemente uno de los más gratificantes. Un día complejo de navegación exigente, situaciones complejas, mucha planificación, porteos por tierra, logística, soluciones creativas y originales y de vencer muchos obstáculos en una sola navegada e ir contra todos los pronósticos de que no podría pasar navegando de un lado a otro del Río Magdalena.

El día comienza antes del amanecer, estamos en mitad de una ciénaga y nos atacan sin piedad miles de mosquitos, hacemos todo rápido mientras Germán nos golpea a ambos con una toalla para tratar de mitigar el ataque despiadado de estos, los sentimos por todo el cuerpo como alfileres, los respiras sin querer y salimos a millón en pleno amanecer.

Las rompientes a la salida son muy fuertes, pero mejor que los mosquitos, hay como 8 hileras de rompientes que paso una a una pero siento que me toma toda la vida, debo esperar el momento adecuado entre cada para poder llegar a la próxima, a la media luz de la madrugada son intimidantes y los golpes que recibo me hacen perder el equilibrio varias veces entre la espuma,  termino empapado y golpeado y con mi cubierta hecha un desastre, mi bolso se le rompió un broche, GPS y SPOT  guindando por su mosquetones, etc. Gracias a Dios no lo pensé mucho, el equilibrio en los golpes se me hizo precario, y ahora me queda una llegada difícil al punto de salida a la Ciénaga del Torno en estas condiciones.  Arranco paralelo a la costa del Parque La Salamanca, pero me voy abriendo un poco porque tengo temor que una ola fuera de serie de este swell me reviente desprevenidamente.

Mar embravecido con lluvia, viento, cielo encapotado, relámpagos en el horizonte, me impresiona como sube la intensidad del viento cuando estoy en la parte alta del swell y baja en el seno de la ola.

Salimos de madrugada considerando el estado del mar a esta hora, prefiero lidiar con las grandes olas ahora, se por los comentarios que mientras más suba por la costa, la barra esta mas enfrentada a la costa y este swell enorme pegará más fuerte, tengo desde que salí pasando frío a pesar de ir paleando duro, pero es que salí empapado de la salida por las olas y me ha llovido a cada rato.

Veo vestigios del Magdalena en los residuos de ríos, palos, lirios de agua.

Me cruzo dos peñeros con pescadores, están saliendo del mar, me dicen que me salga, q puede soplar más duro del sur, que hay demasiados tiburones, eventualmente hago caso y salgo con un mar fuerte por la Ciénaga de las Cuatro bocas, me dicen ellos que por dentro le puedo llegar al Torno, me ayudan a portear el bote a través de la barra, son como 40 y todos ayudan me voy con sus indicaciones y el favor divino a ver si llego, salgo de esta ciénaga por el pasaje los cocos, una estrechura de canal en el que tengo que agacharme a veces para pasar, pero empiezo a ver aves, iguanas, cangrejos, canales estrechos en túneles de vegetación y estoy decidido a disfrutarlo,  caigo en la Ciénaga Tasajera, por canales a la Ciénaga de Las Piedras. Voy sorteando caños preguntando a un pescador ocasional, pero me equivoco frecuentemente y va sumando tiempo. Durante unas 3 horas resuelvo este rompecabezas pero estoy en el punto d encuentro y, finalmente en la Ciénaga del Torno.

Voy tarde, no hay señal para llamar a Germán a decirle,  Eventualmente llego a la Ciénaga del Torno, me asomo a ver el mar y no lo noto tan mal, me imagino que ahora que las lluvias descargaron se aplaco un poco. Salimos de está por la Ciénaga del Pozo Verde, el canal del Torno y un brazo d este al Rio Magdalena y la ciudad de Barranquilla en su margen, la corriente suave me arrastra a la vista de el perfil de edificios de esta ciudad, el fondo de la ciudad sobre este paisaje es un contraste impactante. Llegamos a las Flores, un barrio aguas abajo hacia Boca de Cenizas, navegamos con tanqueros, barcos de contenedores y un sinfín de embarcaciones enormes y fuera de escala para nuestro pequeño kayak. En las Flores nos prestaron un techo con chorro de agua, nos enchinchorramos acá a escasos 5 metros del lindero del río. Este punto es estratégico pues mañana salgo de la parte de atrás de la choza que está a 100 metros de la Ciénaga de Mallorquín de donde es mi plan salir para retomar por su boca el mar de nuevo.

Me impresiona y está empezando a preocupar las constantes alusiones a la cantidad de tiburones en la costa y el cuidado que debo tener. La verdad es que no hay mucho que pueda hacer a sí que trato de o pensarlo mucho.

reto_colombia-dia15