Reto Maracaibo 2011

DIA 10, Sábado 12 de Marzo 2011

DÍA 10,   Sábado 12 de Marzo 2011

Salida:  CIUDAD OJEDA 07:30

Llegada: SANTA RITA 17:45

N10 12.829 W71 21.554

N10 32.943 W71 32.198

En movimiento: 08:49

Cuenta Km. trayecto

Velocidad máxima:  8,7  km/hr

Tiempo total: 10:45

49,26 km

Media en movimiento: 5,6  km/hr

Acumulado tiempo total: 77:36

Acumulado: 446,02 km

 

Tomamos café de taparita con ls pescadores de Los Pozitos en la salida de Ciudad Ojeda, los pescadores me dan sus consejos sobre la ruta después de Cabimas, la cual ellos llaman La Salina. Paso casi inmediatamente por Tía Juana para comenzar de nuevo de una con el estrés de cruzar por los canales de navegación y aplicando mi estrategia de correr de estructura a estructura para tener donde protegerme en caso que salga en mi ruta  una embarcación de la compañía, como le dice por acá, como es evidente veo poco pescador por acá.

Con un poco de aprensión paso el gran muelle en Cabimas por debajo del puente que lo une a tierra y entre unas protecciones que tiene precisamente para que no lo haga, vengo pasando bajo todo muelle petrolero que se me ha atravesado en el paso pero este es enorme y tengo dos mega-tanqueros repostando a babor en el muelle.

El Fuerte Marullo saliendo de Cabimas, como me dijeron los pescadores de Ojeda, se hace presente, es el viento más fuerte de toda la travesía  y hacen el avance penoso, veo la velocidad bajar hasta los 3 km/hr, olas me pasan por arriba y revientan encima, tengo que orillarme para dar la vuelta por la costa de la ensenada por que dudo que pueda avanzar de frente por los 20 km directo hasta Santa Rita o que sea muy seguro hacerlo, navego muy lentamente por la costa con casi 45 grados de corrección por el viento para que este no me bote a tierra, se que solo me queda darle sin parar.

La buena noticia es que las estructuras petroleras del lago han ido desapareciendo y es un gran alivio.

Eventualmente logro protegerme del marullo a medida que la costa va virando en un sentido mas NW y me empiezo a relajar un poco luego de horas de esfuerzo, veo los mismos puestos de pescadores que en la costa opuesto, llenos de embarcaciones pero en muchos casos en un estilo diferente, mucho más finas y elegantes, son hechas de madera con un diseño particular, pintadas de colores bonitos, todas iguales de forma pero con su propia personalidad en los colores. Me cuentan que son para pesca de langostinos. Supongo que las enormes bandadas de garzas blancas que he visto en estas costas, cerca de los puertos de pescadores, tienen que ver con este hecho.

Para cuando llego a Santa Rita ya el día está terminando, estoy navegando a metros de la costa a resguardo del viento frontal, vengo satisfecho de  haber paleado 50 km con vientos en contra sobre todo a sabiendas de que traigo encima dos días de 60+ km y 450 km a cuestas, cada vez más me sorprende el juego mental de estas distancias y la capacidad física que tenemos todos, a veces sin saberlo. Tengo 11 horas casi metido en mi kayak. Los días, siempre que lo pienso me sorprende, nunca se me hacen largos ni tediosos, algo me envuelve a bordo, nunca tengo apuro por llegar, nunca me provoca que se acaben.

Llegar a casa de nuestro recién conocido es otra muestra más de atenciones Zulianas donde el nuevo amigo Rodolfo Guzmán “El Gordo¨, otro contacto y amigo del pollo, nos reciben en la playa de su compañía, a orillas del lago, es quizás el pedazo de playa mas bonito de todo el lago. A pesar de estar agotado, me entretengo sabroso con la compañía con esta forma única de divertirse Maracucha con un chiste detrás de otro, entre birras y carnita, y un grupo bien agradable.

« 1 de 2 »

Volver