Reto Maracaibo 2011

DIA 03, Sábado 05 de Marzo 2011

DÍA 03,   Sábado 05 de Marzo 2011

Salida:  HACIENDA SANTA CRUZ 07:35

Llegada: SAN ISIDRO 16:05

N9 50.330 W72 06.606

N9 30.766 W71 56.192

En movimiento: 07:18

Cuenta Km. trayecto

Velocidad máxima: 12,1 km/hr

Tiempo total: 08:08

47,17

Media en movimiento:  6,4 km/hr

Acumulado tiempo total: 22:45

Acumulado: 131,14 Km

 

Salgo de la hacienda Santa Cruz con el kayak sobre el tractor hasta el rio Apon y de ahí a la bosa al lago, cuya salida no cincide con las cartas ni el perfil de la costa.

En ruta veo algo que me duele, me acerco a unos pescadores en plena faena a descansar un rato, los veo halando raya, pero veo que la mayoría la golpean contra el bote y la desprenden del anzuelo, por no ser del tipo que se come, pero en el anzuelo me doy cuenta que queda la mandíbula del pobre animal, que morirá sin ella,

Veo una playita, cosa poco usual en general en la costa, ya que la vegetación entra hasta el lago buscando agua, cuando es muy tarde me doy cuenta que esta llena de pecas negras, en ella comienza mi primer encuentro con residuos de petróleo del lago, ya venia viendo manchas de petróleo, pequeños puntos del tamaño de un puño máximo, pero que si encuentran donde colarse se meten, para cuando llego a San Isidro tengo los pies, zapatos, la cabina, pala, etc., manchados.

Es importante hacer notar que San Isidro, como otros puntos de este mapa, no están ubicados donde dicen los Mapas, ni los mapas son fidedignos a la realidad que vi, en este orden de ideas les cuento que  nunca encuentro Lagunetas, esta desapareció hace unos 14 años, solo queda un pilote de concreto,  la barra que la protegía desapareció y la gente decidió mudarse a San Isidro, Y mudarse implica que agarraron su palafito, le cortaron las bases, lo montaron en unos peñeros y se lo llevaron.

Encontrar San Isidro fue otro acertijo, al final salí lago adentro a donde había visto unos pescadores y me dieron indicaciones, está detrás de una barra y no se ve desde la línea de la costa y con 47 kms encima quería puerto seguro

Llegando la familia de Ramón Soto Cabrera y me ofreció quedarme en su palafito, con su esposa Marbelis Vega Villasmil y sus dos hijos, casualmente es hermano de Nicolas, a quien me habían mandado buscar en Lagunetas, y todos en este caserío de 13 palafitos son de la misma familia. Ellos son extremadamente amables, me ayudan a limpiar todo del petróleo que me ha manchado, me dan de comer pesacadito con arroz y me ofrecen que guinde donde quiera en el rancho.

Esta zona de la costa de acá hasta Chamitas es de Lagunas enormes y Ciénagas, todas comprendidas dentro del Parque Nacional Ciénagas del Juan Manuel y el Parque Natural Ciénaga del Catatumbo. Acá en San Isidro está la Laguna de Manatíes por la cual se llega navegando al río Santa Ana.

En la noche en San Isidro que apagar las luces pues hay una Tara (¿Palometa Peluda?) que la atrae y que bota un polvo que da una piquiña muy fuerte, no suele estar esta época del año pero por alguna razón los ha estado fastidiando

Este es el primer pueblo de agua que visito, es definitivamente interesante y típico, sobre todo de lejos, no puedo dejar de notar, más en detalle, que la gran mayoría de ellos son de construcción muy humilde y sencilla, todos los pueblos de agua de esta costa están en estacas sobre el agua y tienen planta eléctrica, en el tema de servicios  se recoge agua de lluvia para consumo, la gente se baña en el agua de laguna, la utiliza para lavar y atienden en ella a sus llamados de la naturaleza, a muy pocos metros uno de lo otro, adonde además va a parar la basura,  considerando que las casas están muy pegadas, y en casos como el Congo Mirador, Ceuta o Timoteo del Agua, donde hay mas de 130 palafitos en cada uno, las condiciones de salubridad del agua no son nada que celebrar. Para el resto de sus sumistros, gasolina, etc., ellos viajan a Barranquitas. Pagan un condominio mensual de Bs. 40 para gastos como la Planta eléctrica. Es medio bizarro mencionarlo pero las letrinas son básicamente un aro de poceta sobre el agua, donde lo que cae se lo disputan agresivamente los bagres que están de guardia permanente, en un proceso de reciclaje poco común.

Ramón me confirma que no hay ningún palafito al norte de acá.

En San Isidro no hay escuela y entonces los chamos serán pescadores en el mejor de los casos. Ramón menciona que su casa la mando a hacer de estacas de madera que hay que cambiar cada 3 años, por que las de cemento salen muy caras y porque siente la presión del gobierno por sacarlos de acá, por razones de seguridad cada vez mas fuerte. Me habla de una tromba marina, frecuentes en el lago, que se llevo un rancho de acá, lo halo y lo boto unos 100 mts mas lejos, con ocupantes y todo.

Los motores acá son tesoros codiciados por el hampa (como en el resto del país), y los roban mucho, me cuenta que la última vez se pararon fuera de la barra, se vinieron nadando y llevaron a palanca una embarcación para quitarle el motor.

Por alguna razón he llegado medio cansado a los 30 km pero los paso y a los 40 km he estado re energizado y con ganas de seguir remando, cosa que ha sido útil porque los días se han hecho mas largos de lo planificado.

Cada vez me doy más cuenta, y lo confirmaría con el pasar de los días, que estoy en territorio donde las cotúas dominan fuertemente la escena, veo de vez en cuando un pelicano sortario, una que otra garza, alguna gaviota, pero hay bandadas de cotúas por todas partes. Debo admitir sin embargo, que me impresiona el no estar viendo tantas aves como imaginaba.

« 1 de 2 »

Volver