Reto Panama 2011

DIA 17 – Portobello a Colón

DIA 17, Portobello a Colón, viernes 16 de Septiembre

Salida: PORTOBELLO 08:00

Llegada: : COLÓN :

En movimiento: 07:15

Cuenta Km. trayecto

Velocidad máxima: 9,5 Km/hr.

Tiempo total: 07:59

38,83

Media en movimiento: 5,3 Km /hr.

Acumulado tiempo total: 83:34

Acumulado: 456,32 Km

 

Salgo tarde de Portobello por las lluvias y relámpagos en que amanece el día, estos tiempos son impredecibles, ha llovido creo que todos los días desde que estoy en Panamá, con relámpagos siempre, eventualmente va rompiendo mientras cargo todo, ya que vacié el bote anoche porque se quedo afuera, además la proximidad con las ciudades ya me obliga a tomar mas precauciones. Bajo hacia el pueblo rodando mi kayak y me preparo, el tiempo no se define, llueve, sale el sol, cae un rayo, este clima de un Istmo tan angosto entre dos océanos tan grandes esta lleno de sorpresas.

Termino de entender porque tarda todo en secarse, la humedad es  muy alta por la cercanía de esta selva tan tupida que cruza el Istmo de lado a lado, por supuesto las lluvias constantes no ayudan tampoco.

No consigo mi café matutino y me dio flojera armar mi cocina para preparármelo, pero el día me va a espabilar igual, apenas salgo cae un rayo en la bahía que hizo innecesaria mi dosis de cafeína, el tiempo me mantiene alerta, sigo navegando pero siempre analizando en el avance el próximo lugar de resguardo, las tormentas están entrando del mar a la costa, (soplando del N) y levantándose masivamente a unos 12/15mil pies  por la acción orográfica de la cordillera y generando mucha actividad de tormenta, se instala un viento NW que me hace el avance penoso, busco un poco de resguardo en la línea de la costa pero no ayuda mucho, total paso el día peleando por llegar a Colón en uno de los días mas fuertes de la travesía, me llueve constantemente así que por lo menos no me golpea el calor. Sumado a esto quería llegar temprano para darle la sorpresa de estar en el aeropuerto de Tocumen (Panamá) a Silvia para su llegada, así que tengo un estímulo rico para palear con fuerza.

Me meto un poco a tierra hacia María Chiquita pero el ángulo de la línea de la costa con el viento no es suficiente para ponerme a sotavento, así que solo hago la penuria mas larga, antes del Puerto las Minas, paro antes de cruzarlo a agarrar mínimo en la Islas Naranjo de abajo, vengo reventado de unas 4 horas y pico de paleada contra el viento WNW. En Naranjo como algo y cargo las pilas unos 15 minutos, veo un carguero cruzar el canal de navegación saliendo, luego otro barco más pequeño, tengo marcada un boya en el GPS y me enfilo a este waypoint, ultra pendiente de todos lo movimientos en el canal de navegación no me  sorprenda un mega barco de estos, paleo con fuerza para cruzar lo mas rápido posible.

Continúo por la línea de la costa muy pegado, me  intimidan todos los barcos que han ido apareciendo, mas de los que se pueden contar, cientos de cargueros, entro entro a Colón detrás de un enorme buque de carga de Maersk por la primera entrada este, que da a la Bahía de Manzanilla y sorpresa, el corredor que pensaba que tendría libre esta lleno de mega barcos, voy navegando nervioso entre sus popas hacia tierra firme, pero con mucha tensión, empieza a oscurecerse el cielo y a caer un mega palo de agua, me siento que estoy en el sitio equivocado, por la costa de Colón trato de llegar al Hotel que supuestamente tiene playita pero nada, me toca hacer un backtracking hasta encontrar una rampa donde puedo salir, montarle las rueditas e irme rodando por la calle hasta el hotel en medio de un palo de agua, llego al check-in del hotel Radisson emparamado y con mi bote en medio del asombro y la confusión de los empleados, les digo que tengo una reservación pero no entienden muy bien si este loco que llega a su recepción arrastrando un kayak, vestido con mi indumentaria de remo y goteando como salido de una ducha esta muy cuerdo, eventualmente hecho el cuento y sale hasta el gerente del hotel y me da permiso para estacionar mi bote en mi puesto como huésped del hotel.

Yo mientras tanto sueño con mis primeros lujos en las últimas semanas, agua caliente, aire acondicionado, una cama!!! Pero eso tiene que esperar, me baño, largo todo en la habitación y salgo corriendo a Panamá buscar a Silvia de sorpresa, ella no se imagina que voy, eso es lo grave, el viaje de una hora y pico se hace eterno, el autobús que agarro en el terminal para y para, es viernes, quincena, anocheciendo y lloviendo y yo no sabía que Panamá era celebre por sus colas, llego en mas de 3 horas sabiendo que si Silvia llega va a alquilar el carro y salir hacia Colón según habíamos cuadrado, pero el universo es perfecto, llego al aeropuerto y me encuentro a Silvia saliendo y yo entrando, el resto del cuento me lo reservo…

Volver