Reto Trinidad & Tobago 2012

DIA 12, Gran Riviere a Maracas Bay

DIA 12 Grand Riviere a Maracas Bay – Miércoles 03 de Octubre 2012

Salida:  06:55

Llegada: 14:07

En movimiento:  06:57

Cuenta Km. trayecto

Velocidad máxima: 16,8 Km/hr.

Tiempo total:  07:12

46,02 Km

Media en movimiento: 6,6  Km/hr.

Acumulado tiempo total: 77:54

Acumulado:  509,62 Km

 

Decidimos quedarnos en un Spa muy bello que vimos en Salibya, es mas un capricho pero esta a 01:30, Silvia que es una creyente de los cuidados corporales pensé que agradecería hacerse algún tratamiento luego de dejarme hoy en la playa, el caso es que estamos lejos de la salida y termino saliendo muy tarde, que en un día como hoy lo pagare caro.

Como a la hora estoy pasando lateral a Matelot, un poblado mas grande de lo que creía, el último al que llega la carretera por este costado, Luego sigue una costa interesante, las montañas bajan a ensenadas pequeñas, pero no veo ningún asentamiento por los próximos 20 km mas o menos, ubico “Paria Bay”, veo una playita, había pensado originalmente acampar acá y visitar una cascada, eso antes de que esto se convirtiera en una carrera contra el reloj.

Lo que suponía que iba a ser un par de días de navegación súper suave y agradable se convierten en los probablemente 2 días mas fuertes de la travesía por un enemigo a veces transparente pero mortal, el calor es infernal, he visto comúnmente que los reportes de clima dan la temperatura en los 37 grados, cuyo efecto se ve mitigado por la brisa en ocasiones, pero hoy, la brisa esta suave y a mis espaldas, me acompaña mas o menos a la misma velocidad que viajo creando un efecto de cero brisa, aunado a la salida tarde, paso unas horas miserables, sin rendir nada, tengo que parar constantemente a sumergirme en el agua a tratar de bajar mi temperatura, paro demasiado y el calor cada vez es peor, en el desespero me quito el chaleco que me molesta, me tiro agua constantemente en la cara con la mano y su guante, que me paso contantemente por la cara, veo este con sangre en una ocasión y no estoy seguro de donde viene, hasta mas tarde en el hotel que veo que me han salido ampollas en la nariz, y me las revente de tanto pasarme el la mano con el guante.

La ruta se me hace interminable, me doy cuenta que no tengo ya casi fuerza en la palada y el avance es lento, eventualmente veo Blanchisseuse en la costa, primer indicio de ir acercándome y lugar hasta donde llega la carretera por este costado de la Isla, veo una que otra playa, mas bien oceánicas, muchas rocas en el perfil de la costa, me mojo y me mojo, deseo que unas lluvias que veo tierra adentro me alcancen, y finalmente lo hacen, cruzo “Chupara Pt.”, buscando costa pero no para protegerme sino tratando de acercarme a unos chaparrones que están cayendo ocasionalmente, al fin caigo por lo menos en la sombra y eventualmente una lluvia por fin me alcanza, esto me da energías renovadas y avanzo, un pescador para a hablar conmigo y me anima ver a alguien, le pregunto un par de tonterías sobre la ruta que yo se, pero me doy cuenta que estoy con ganas de conversar un rato y romper la monotonía de las horas de infierno que he pasado.

Bordeo las próxima dos bahías buscando sombra, paso por las Cuevas donde veo una playa bonita con n “Beach center” entro en “Maracas Bay” y ubico una playa con acceso para los carros, se llama “Tyrico”, cuadro con Silvia y enfilo para allá. Llego montado en una olita suave que me hace concluir de manera amena lo que fue un cuasi martirio infernal de día.

Pasamos por alto nuestras intenciones de comernos un “Bake and Shark”, una especie de perro caliente de Tiburón que es típico de estas playas, me tiro en el carro y dormito mientras Silvia maneja los 00:30 a Pto. España, donde dormiremos. Por mala fortuna se nos ocurre parar en un sitio de comida rápida a comer unas hamburguesa, papitas, refresco, torta, mi estomago que se pone intolerable a veces, me pasa factura esa noche, no me deja comer nada mas esa noche y paso la noche entera visitando el baño, con nauseas, vómitos y diarrea.  Silvia no esta tan grave, todavía…

Volver